Comprensión de las complicaciones de la hepatitis C

Comprensión de las complicaciones de la hepatitis C
Complicaciones de la hepatitis C

La hepatitis C es una infección que puede causar inflamación o hinchazón del hígado.

El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo. Está ubicado en la parte superior derecha del abdomen, debajo de los pulmones.

El hígado ayuda a su cuerpo a digerir los alimentos, almacena vitaminas y nutrientes, fabrica y almacena azúcar para uso energético y elimina los químicos dañinos de su cuerpo.

La mayoría de las complicaciones de la hepatitis C provienen del hígado, por lo que es especialmente importante mantener el hígado sano si tiene hepatitis C.

Hepatitis C y su hígado

Algunas personas con hepatitis C crónica sufrirán daño hepático. El daño hepático por hepatitis C no ocurre inmediatamente. Puede ocurrir durante muchos años, incluso décadas. Muchas personas no saben que tienen hepatitis C hasta que comienzan a mostrar signos de daño hepático.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), por cada 100 personas infectadas con el virus de la hepatitis C (VHC) de 75 a 85 personas desarrollarán hepatitis C crónica, de ellas:

  • 60 a 70 personas desarrollarán enfermedad hepática crónica
  • 5 a 20 personas desarrollarán cirrosis en un período de 20 a 30 años
  • 1 a 5 personas morirán de cirrosis o cáncer de hígado

Cirrosis

La cirrosis es una cicatrización del hígado. Con el tiempo, el tejido cicatrizal duro reemplaza el tejido hepático saludable. El tejido cicatricial bloquea el flujo sanguíneo a través del hígado. Un hígado con demasiada cicatriz no funcionará correctamente. Si no se trata la cirrosis, puede provocar insuficiencia hepática.

La cirrosis puede ser causada por:

  • consumo excesivo de alcohol
  • hepatitis crónica
  • hígado graso no alcohólico (a menudo causado por la obesidad)
  • algunos medicamentos, medicamentos o sustancias químicas nocivas
  • algunas enfermedades hereditarias

Pueden pasar muchos años antes de que el daño hepático por hepatitis C provoque cirrosis. Según el Colegio Estadounidense de Gastroenterología, casi el 20 por ciento de las personas con hepatitis C crónica desarrollarán cirrosis. Pero una vez que se ha desarrollado la cirrosis, la posibilidad de desarrollar una complicación potencialmente mortal en los próximos cinco a 10 años es aproximadamente del 50 por ciento.

Las personas con cirrosis pueden no tener síntomas durante muchos años. Los síntomas de la cirrosis pueden incluir:

  • debilidad extrema o cansancio
  • pérdida de apetito
  • náuseas o malestar estomacal
  • pérdida de peso inexplicable
  • picor intenso
  • vasos sanguíneos rojos en forma de araña debajo de la piel

Aunque nada puede hacer desaparecer todo el tejido cicatrizal, hay cosas que puede hacer para evitar que la cirrosis empeore:

  • Tome medicamentos para eliminar el VHC del cuerpo.
  • No bebas alcohol
  • No coma mariscos crudos. Las ostras crudas y otros mariscos pueden tener bacterias que causan infecciones graves en personas con cirrosis.
  • Hable con su médico antes de tomar cualquier medicamento, incluso medicamentos de venta libre y suplementos de hierbas. La cirrosis puede hacer que su hígado sea sensible a ciertos medicamentos y suplementos.

Insuficiencia hepática y trasplante hepático

La insuficiencia hepática ocurre cuando el hígado deja de funcionar correctamente. El daño hepático que progresa durante años, o incluso décadas, se denomina insuficiencia hepática crónica o enfermedad hepática en etapa terminal.

La cirrosis causada por la hepatitis C es la razón más común para los trasplantes de hígado en los Estados Unidos, según los CDC.

Los síntomas de insuficiencia hepática incluyen:

  • ictericia (decoloración amarilla de la piel y parte blanca de los ojos)
  • fatiga extrema o debilidad
  • pérdida de apetito
  • náuseas o malestar estomacal
  • inexplicado pérdida de peso
  • pérdida muscular
  • picazón
  • sangrado o moretones con facilidad
  • sangrado en el estómago
  • vómito sanguíneo
  • heces negras
  • ascitis (opresión o hinchazón del abdomen debido a la presencia de líquido acumulación)
  • olvido o confusión

Durante un trasplante de hígado, los médicos extraerán su hígado y lo reemplazarán con uno sano de un donante.

Cáncer de hígado

Un pequeño número de personas con cirrosis desarrolla cáncer de hígado.

Debido a que la hepatitis C aumenta su riesgo de cáncer de hígado, su médico puede recomendar una prueba de ultrasonido de su hígado cada seis a 12 meses. Estas pruebas le mostrarán a su médico si algunos tumores comienzan a formarse. El cáncer de hígado es más tratable cuanto antes se encuentre.

Hable con su médico si nota alguna complicación hepática relacionada con su hepatitis C. Conocer sus síntomas y cómo se siente es importante para su tratamiento y su salud.