Tratamiento de hepatitis C: ¿Cuáles son mis opciones?

Tratamiento de hepatitis C: ¿Cuáles son mis opciones?
Tratamiento de hepatitis C: ¿Cuáles son mis opciones?

La hepatitis C es una infección grave que puede causar daño hepático. Es posible que ni siquiera sepa que tiene el virus que causa la hepatitis C porque la afección a menudo no presenta síntomas.

El tratamiento temprano de la hepatitis C puede marcar la diferencia. Siga leyendo para conocer sus opciones de tratamiento y otros remedios útiles.

¿Necesito tratamiento?

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), hasta el 25 por ciento de los que contraen el virus de la hepatitis C se recuperará sin ningún tratamiento. Estas personas no desarrollarán una forma más crónica de la enfermedad.

Si tiene hepatitis C aguda, esta infección a corto plazo no se puede tratar adecuadamente con medicamentos. Los médicos generalmente solo tratan la hepatitis C crónica.

¿Qué tratamientos médicos están disponibles?

Si se le diagnostica hepatitis C crónica, su médico puede recomendarle tomar una combinación de medicamentos para tratar de evitar que el virus dañe su hígado. Estos medicamentos antivirales se llaman interferón y ribavirina. El tratamiento con este combo generalmente dura entre 24 y 48 semanas.

Dado que estos medicamentos pueden provocar efectos secundarios graves, es importante que hable con su médico sobre sus opciones de tratamiento. No todas las personas que tienen hepatitis C crónica se beneficiarán de tomar medicamentos.

¿Necesito un trasplante?

En los casos más graves y en las etapas posteriores de la hepatitis C, es posible que necesite un trasplante de hígado. Esta forma de tratamiento solo se usa si el virus ha causado daño hepático grave que puede provocar insuficiencia hepática.

Durante un trasplante, los cirujanos extirparán su hígado lesionado y lo reemplazarán con un órgano sano de un donante. Después de un trasplante, se le recetarán medicamentos para ayudar a garantizar el éxito del trasplante.

¿Cuáles son mis opciones de prueba?

Como parte de su tratamiento para la hepatitis C, es posible que deba hacerse una prueba de cáncer de hígado. Al realizar una prueba de ultrasonido en su hígado cada año, o algunas veces cada seis meses, su médico podrá detectar mejor el cáncer de hígado.

Tener hepatitis C lo pone en mayor riesgo de cáncer de hígado. Por esta razón, obtener ecografías regulares puede ser una parte importante de su tratamiento en curso.

¿Hay algún tratamiento en el hogar?

La Clínica Mayo ha identificado algunos cambios en el estilo de vida que puede hacer para ayudar a retrasar la progresión de la hepatitis C y mantenerlo más saludable:

  • Tenga cuidado con sus medicamentos. Algunos medicamentos, incluso los recetados por su médico, pueden tener el efecto secundario de causar daño hepático. Hable con su médico acerca de si debe evitar ciertos medicamentos recetados o de venta libre.
  • Evita el alcohol. Debido a que beber bebidas alcohólicas puede aumentar la rapidez con que progresa la enfermedad hepática, es mejor evitar tomarlas si tiene hepatitis C.
  • No compartir Dado que el virus se puede transmitir a través de la sangre, no done sangre ni comparta rastrillos.

¿Hay algún tratamiento alternativo?

Aunque algunas personas creen que ciertas hierbas pueden ayudar a la salud del hígado, la Clínica Mayo confirma que no hay medicinas o terapias alternativas comprobadas para tratar la hepatitis C.

El cardo mariano a veces se recomienda para tratar problemas hepáticos. Sin embargo, los estudios han confirmado que no se ha demostrado que el cardo mariano sea más eficaz que el placebo para el tratamiento de la hepatitis C. Esto es cierto independientemente de la forma en que se tome la hierba, ya sean cápsulas o extractos.

Conclusión

Según la Clínica Mayo, no todos los que se diagnostican con hepatitis C se beneficiarán del tratamiento. Su médico puede aconsejarle que simplemente continúe con los análisis de sangre periódicos, que su médico puede usar para ayudarlo a evitar el daño al hígado.

Practique la prevención y tenga precaución cuando se trate de protegerse de la hepatitis C. Si le diagnostican la afección, asegúrese de consultar a su médico antes de comenzar cualquier tratamiento.